Exámenes básicos para diagnosticar la fertilidad femenina

Aproximadamente el 15% de las parejas no logran concebir aún después de tener sexo regularmente y sin cuidarse durante 12 meses 1. En esta etapa, durante sus exámenes de rutina, las mujeres usualmente comentan a sus médicos de cabecera o ginecólogos sus deseos de tener hijos. Esto es algo que deben hacer, especialmente si tienen algún motivo de preocupación acerca de su fertilidad, por ejemplo, en el caso de haber sido sometidas a algún tratamiento por cáncer, o si son mayores de 35 años.

Alrededor del 40% de los problemas relacionados con la infertilidad son debido a la mujer, otro 40% debido al hombre, y un 20% derivan de complicaciones de ambos2.

Las pruebas y estudios de fertilidad pueden convertirse en un proceso largo, y la fertilidad femenina disminuye con la edad, por lo tanto es mejor tratar el tema enseguida. El proceso de intentar concebir puede ser emocional, por lo tanto, es importante tener todo el apoyo posible. El estrés es una de las muchas cosas que pueden afectar la fertilidad. Con la ayuda de unas simples preguntas y pruebas, el médico de cabecera o ginecólogo puede determinar si la mujer sufre de algún trastorno que influya sobre su fertilidad y hacer que la pareja comience el correcto “camino hacia la fertilidad”.

fertility disorder

Historia clínica, social y sexual

Cuando una mujer visita a su médico de cabecera o ginecólogo para consultar acerca de su fertilidad, el doctor debe interrogarla para conocer en profundidad su historia clínica, social y sexual. Esto ayuda al/a la profesional a identificar qué le puede estar causando a esta mujer los problemas de fertilidad.

Edad

La fertilidad femenina disminuye conjuntamente con las reservas de los ovarios. Fuente: Babycenter.co.uk

La fertilidad femenina disminuye conjuntamente con las reservas de los ovarios. Fuente: Babycenter.co.uk

En las mujeres, la fertilidad natural disminuye con la edad, por lo que el doctor debe evaluar las posibilidades y riesgos de un embarazo, basado en el perfil de la edad de la pareja.

Niños

El doctor también interroga a la mujer sobre partos previos y cualquier complicación relacionada con embarazos anteriores, incluso si ha sufrido abortos naturales.

Ciclos menstruales irregulares

Si los ciclos menstruales de la mujer duran más del promedio, matemáticamente quiere decir que puede estar ovulando cada seis semanas o alrededor de nueve veces al año. Por lo tanto, tiene menos oportunidades de concebir. Esto equivale a una desventaja estadística en la lotería de las probabilidades.

Por esta razón, las mujeres que tienen ciclos menstruales largos toman fármacos para la fertilidad como Clomid para regular la ovulación. Las mujeres mayores de 35 años y que no tienen una ovulación regular son las candidatas más propicias a tratamientos con fármacos.

Cantidad de tiempo tratando de concebir

El médico de cabecera interroga a la pareja sobre cuánto tiempo han estado intentando concebir. Con respecto al promedio de parejas que tienen sexo regularmente sin cuidarse:

Porcentaje promedio de parejas fértiles que logran embarazos después3

un mes de intentarlo 20%
seis meses de intentarlo 70%
12 meses de intentarlo 85%
18 meses de intentarlo 90%
24 meses de intentarlo 95%
Si ambos miembros de la pareja son jóvenes y saludables y han estado intentando tener un bebé por menos de 12 meses, se les puede aconsejar que sigan intentándolo durante un tiempo más.

Sexo

Las parejas pueden ser interrogadas acerca de la frecuencia con la que realizan el acto sexual así también como si tienen alguna dificultad durante el mismo. Quizás se sientan incómodos o cohibidos por tener que hablar de su vida sexual con el doctor.
Sin embargo, es muy importante que sean abiertos y honestos. Si la causa del problema de fertilidad es la potencia o deseo sexual, este podría superarse fácilmente.

Transcurso de tiempo desde que se dejaron de usar los métodos anticonceptivos

Se interroga a la pareja sobre los métodos anticonceptivos previamente usados y cuándo dejaron de usarlos. Algunas veces, puede tardar algún tiempo que ciertos métodos anticonceptivos dejen de tener efecto, y quizás esto afecte la fertilidad actual.

Historia médica y síntomas

El doctor pregunta sobre las condiciones médicas que la pareja pueda tener, o haya tenido en el pasado, inclusive sobre infecciones de transmisión sexual (ITS). También puede preguntar

  • qué regularidad tienen los períodos menstruales,
  • si experimenta algún sangrado entre los períodos o después de tener sexo,
  • sobre abortos naturales (inclusive embarazos ectópicos),
  • así también como sobre infecciones y operaciones.

Medicación

Los efectos secundarios de ciertos medicamentos pueden afectar la fertilidad femenina. El doctor verifica la medicación que la mujer esté o haya estado tomando, y puede ofrecer tratamientos alternativos. La mujer debe mencionar cualquier medicación no recetada que esté tomando, inclusive medicamentos herbarios.

Hábitos

Algunos componentes del estilo de vida pueden afectar la fertilidad de manera significativa. El médico de cabecera necesita saber:

  • si uno o ambos miembros de la pareja fuman,
  • cuánto pesan,
  • cuánto alcohol beben,
  • si toman drogas ilegales,
  • si se sienten estresados en privado o en el trabajo.

El doctor puede recomendar cambios en el estilo de vida de la pareja para aumentar sus posibilidades de concebir.

Estudios y exámenes físicos básicos

Una vez que la historia clínica, social y sexual está completa, la pareja puede ser derivada a un especialista en fertilidad con el fin de realizar más exámenes y procedimientos.

Exámenes físicos

El doctor examina la zona pélvica de la mujer en busca de indicios de posibles problemas. De esta manera, comprueba la existencia de infección, nódulos o sensibilidad, que pueden indicar fibromas, tumores ováricos, endometriosis o enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).

Exámenes de hormonas

Los análisis de sangre realizados varias veces durante el ciclo pueden proporcionar indicios de problemas de fertilidad.

Se puede analizar la sangre de la mujer en busca de progesterona, para verificar que esté ovulando satisfactoriamente. La elección del momento oportuno del análisis se basa en la regularidad de sus períodos. Si sus períodos son irregulares, se le ofrece realizarse un estudio para medir las hormonas mensajeras llamadas gonatropinas, que estimulan la producción de óvulos en los ovarios.

También, es a menudo conveniente medir regularmente los parámetros clásicos de FSH (hormona folículoestimulante) , LH (hormona luteinizante), estrógenos y progesterona, así también como controlar algunos otros factores como el correcto funcionamiento de los órganos. Esto se debe a que aún el hipotiroidismo leve puede ser el causante de las alteraciones del ciclo de la mujer4.

Estudio de los ovarios

Se deben analizar los ovarios de las mujeres antes de sugerirles fármacos para la fertilidad. Esto se puede hacer por medio de un análisis de sangre para medir ciertas hormonas o por medio de una ecografía para examinar los folículos en los ovarios.

30%

de las parejas infértiles sufren las consecuencias de problemas de ovarios

Examen de clamidia

La clamidia es una ITS (Infección de transmisión sexual) que puede afectar a la fertilidad. El ginecólogo o especialista en sexualidad utiliza un hisopo (similar a un bastoncillo de algodón pero más pequeño, suave y redondeado) para extraer algunas células del cuello del útero y analizar la existencia de clamidia.

En caso de diagnosticarse clamidia, ésta puede tratarse eficazmente con antibióticos recetados. Durante este período se realizan otros análisis habituales que incluyen herpes, gonorrea, sífilis y VIH, utilizando muestras de orina y sangre.

Histerosalpingograma

Una histerosalpingograma (HSG) es una especie de radiografía que se toma del útero y las trompas de Falopio después de inyectarse una sustancia de contraste. De esta manera, se puede visualizar la cavidad del útero y detectar alguna obstrucción de las trompas.

25%

de las parejas infértiles sufren las consecuencias de enfermedades tubáricas

Además de endometriosis, afecciones tales como fibromas, pólipos y adenomiosis pueden causar la obstrucción del útero y las trompas de Falopio5. Una prueba de Papanicolaou, que puede realizarse durante la consulta de rutina al ginecólogo, puede utilizarse para diagnosticar infecciones bacterianas, micóticas o cambios en las células, que en algunos casos puede indicar algún trastorno que afecte a la fertilidad.

La mayoría de los doctores llevan a cabo una ecografía HSG como parte del primer diagnóstico de fertilidad. Este estudio ayuda a la detección de miomas, endometriosis y malformaciones del útero. Además, la HSG visualiza el desarrollo de folículos en proceso de maduración y la estructura del endometrio para su estudio.

10%

de las parejas infértiles sufren las consecuencias de endometriosis

Si en estas primeras investigaciones no se encuentran afecciones que alteren la fertilidad, se debe analizar el esperma del hombre mediante un análisis de semen, si es que aún no se ha realizado.

Algunos doctores pueden, en este punto, recomendar un examen post-coital 6.

3%

de las parejas infértiles sufren las consecuencias de problemas debido al moco cervical

Más investigaciones sobre la fertilidad femenina

Sin embargo, puede suceder que no se encuentren problemas que afecten la fertilidad. En este punto, los especialistas pueden recomendar una histeroscopía o una laparoscopía como paso siguiente para diagnosticar fertilidad.

Bibliografía

  1. “http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12923157”
  2. Hudson, B. (1987). The infertile couple. Churchill-Livingstone, Edinburgh
  3. “Gnoth C, Godehardt D, Godehardt E, Frank-Herrmann P, Freundl G. “Tiempo de embarazo: resultados del estudio prospectivo alemán y su impacto en el manejo de la infertilidad.” Reproducción Humana. 2003 Sep; 18(9):1959-66.”
  4. “Weiss RV, Clapauch R. Infertilidad femenina de origen endocrino. Arg Bras Endocrinol Metabol. 2014; 58(2): 144-52”
  5. “http://web.stanford.edu/class/siw198q/websites/reprotech/New%20Ways%20of%20Making%20Babies/Causefem.htm”
  6. Hessel M, Brandes M, Bruin JPD, Bots RS, Kremer JA, Nelen WL, Hamilton CJ. Tasa de embarazo a largo plazo y modo de concepción después de un examen post-coital positivo y negativo. Acta Obstet Gynecol Scand. 2014; 93(9): 913-20″
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

borrar formularioEnviar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.